Sara Magallón

Dra. SARA MAGALLÓN

Sara Magallón, Profesora Contratada Doctora en la Universidad de Navarra, es graduada en Psicopedagogía y en Psicología. Recientemente ha obtenido una ayuda Ramón y Cajal (MINECO) y tuvo un contrato Marie Curie (Comisión Europea) para investigar sobre el Trastorno de Aprendizaje Procedimental/Trastorno del Desarrollo de la Coordinación; ha realizado 25 meses estancia postdoctoral en el departamento de Psicología de la Universidad de Leeds; tiene 13 artículos (seis Q1 del JCR de las categorías Clinical Neurology y Medicine General & Internal; Total de citas en Web of Science: 47; Promedio de citas por documento en web of Science: 5; 6 publicaciones en revistas con clasificación CIRC A (edición 2012)), 1 libro y 3 capítulos de libro publicados; 10 proyectos I+D+i (uno del Departamento de Salud del Gobierno de Navarra, uno del MINECO, 7 internacionales, uno de ellos con una financiación de 3.5 millones de libras -UK NHS-); cuenta con 36 aportaciones a congresos (20 internacionales, 7 ponente invitada); codirige 2 tesis doctorales; cuenta con 830 horas de docencia (Grado y Postgrado, nacional e internacional); y ha revisado artículos en 5 revistas indexadas (incluyendo Organización Cochrane).

PONENCIA

Intervención en automatización motora en el trastorno de aprendizaje procedimental.

Sara Magallón. Facultad de Educación y Psicología. Universidad de Navarra, Pamplona

El primer criterio diagnóstico del Trastorno de Aprendizaje Procedimental (TAP) es la presencia de Trastorno del Desarrollo de la Coordinación (TDC). El TDC implica un desarrollo motor significativamente inferior al esperado teniendo en cuenta la edad biológica del niño y su cociente intelectual, que afecta a las capacidades de motricidad fina y amplia y a la coordinación general. Para la mejora de las habilidades motrices, es crucial el diseño de pautas de intervención individualizadas.

Existen principalmente dos enfoques de intervención en la automatización motora: a) bottom-up: centrado en trabajar los procesos subyacentes deficitarios, frente a las dificultades en tareas motrices específicas. El objetivo es subsanar los déficits sensoriales, perceptivos, motores y/o cognitivos, para así mejorar el desempeño de la actividad motriz.  Las intervenciones más empleadas son: la Integración Sensorial, que trabaja sobre el sistema sensorial, proporcionando estimulación vestibular, propioceptiva, auditiva y táctil; y el Entrenamiento perceptivo-motor, donde se presenta al paciente una amplia gama de experiencias en tareas sensoriomotrices; y b) top-down: centrado en el entrenamiento de tareas específicas, frente a la subsanación de déficits subyacentes, el objetivo que persigue es la adquisición de destrezas motrices en un contexto natural a través la resolución de problemas funcionales; este enfoque tiene un fuerte componente cognitivo y verbal. Destacan la Orientación Cognitiva para el Desempeño Ocupacional Diario, cuyas principales herramientas son la estrategia Objetivo-Planificar-Hacer-Revisar, el descubrimiento guiado y los apoyos verbales; y la Intervención Ecológica, realizada en contextos naturales. Existe evidencia científica acerca de que los programas de intervención más efectivos son los centrados en tareas específicas (vs procesos) basados en componentes tanto motrices como perceptivos, y que cuentan con el apoyo extra de los padres en el ámbito familiar.