Nerea Crespo-Eguílaz

Dra. NEREA CRESPO-EGUÍLAZ

Nerea Crespo Eguílaz, Doctora en Psicopedagogía y experta en Neuropsicología, ejerce su actividad profesional en la Unidad de Neuropediatría de la Clínica Universidad de Navarra. Realiza la evaluación neuropsicológica y del desarrollo, así como la orientación psicoeducativa, de los niños y adolescentes con trastornos del neurodesarrollo y/o dificultades en el aprendizaje. Su actividad asistencial se complementa con las actividades docente e investigadora en el dominio de la neuropsicología del desarrollo. Es profesora colaboradora docente de la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra. Ha dirigido trabajos de investigación y tesis doctorales. Autora de treinta artículos publicados en revistas científicas y de siete capítulos de libros del neurodesarrollo y psicolingüística. Miembro de la Sociedad Española de Neurología Pediátrica, ha presentado numerosos trabajos en congresos y ha participado como revisora en varias revistas científicas. Ha cooperado en el diseño y validación de cuatro instrumentos con extensa aplicación en el proceso diagnóstico. Ha colaborado en proyectos de investigación financiados por el MINECO, Gobierno de Navarra, Fondo de investigación sanitaria y PIUNA y en ensayos clínicos desarrollados en su centro de trabajo.

PONENCIA

Características neuropsicológicas del Trastorno de aprendizaje procedimental y evaluación neuropsicológica.

Nerea Crespo-Eguílaz. Unidad de Neuropediatría. Dpto de Pediatría. CUN-Pamplona.

El trastorno de aprendizaje procedimental (TAP) es conocido en la bibliografía con los términos trastorno de aprendizaje no verbal, dispraxia del desarrollo y trastorno por déficit de atención, del control motor y de la percepción, entre otros. No existe un consenso en cuanto a los criterios diagnósticos de esta entidad; gran parte de los estudios se centran en características parciales de la misma; y no está recogida en las clasificaciones internacionales DSM-5 y CIE-10.

Se trata de describir las características neuropsicológicas del TAP y explicar la evaluación neuropsicológica pertinente para el diagnóstico y el seguimiento; para ello, se realiza una exhaustiva revisión bibliográfica y un análisis de las investigaciones realizadas por nuestro equipo.

Las características que presentan los niños con este trastorno del neurodesarrollo son: a) trastorno del desarrollo de la coordinación, que se pone de manifiesto en torpeza motora fina y/o gruesa y habitualmente en disgrafía; b) dificultades en integración visoespacial, en el procesamiento simultáneo, y en las praxias constructivas; c) déficit en las funciones ejecutivas. Se asocia con frecuencia un trastorno por déficit de atención e hiperactividad, siendo más frecuente el subtipo predominantemente inatento; d) coherencia central débil, dimensión poco estudiada en el TAP en la bibliografía, pero actualmente constituye una línea de investigación en nuestro equipo; e) déficit en el uso contextualizado-pragmático del lenguaje; f) problemas en las relaciones sociales, aunque la intersubjetividad y la teoría de la mente están preservadas y no manifiestan intereses restringidos, rígidos ni estereotipados; g) dificultades en el aprendizaje de la lectoescritura y/o matemáticas. Para el diagnóstico de TAP es necesario manifestar las dos primeras características. El resto de ellas, aunque son muy típicas, no necesariamente deben presentarse todas como criterio de inclusión. Nuestra línea de investigación postula que estas dificultades pueden explicarse por un déficit en la automatización de rutinas motoras y cognitivas, en la memoria procedimental; de ahí la terminología elegida para denominarlo. Diversas investigaciones proponen considerar el TAP como un trastorno con diferentes subtipos, según la presencia de unos síntomas u otros, la intensidad de éstos y la repercusión en las dimensiones conductual (por el déficit de atención), social (por el déficit pragmático del lenguaje y los problemas para comprender y adaptarse a situaciones sociales) o académica (por las dificultades específicas en los aprendizajes escolares).

Es necesario conocer el perfil neuropsicológico del TAP para poder realizar un diagnóstico preciso y lo más precoz posible; para llevar a cabo la intervención farmacológica y/o psicoeducativa consecuentes; y conseguir así una buena adaptación personal, familiar, escolar y social de los niños y adolescentes afectos.