Leire Gambra

LEIRE GAMBRA

PONENCIA

Coherencia central en el trastorno de aprendizaje procedimental.

Leire Gambra. Facultad de Educación y Psicología. Universidad de Navarra, Pamplona.

La Coherencia central es la tendencia normal para procesar la información entrante de forma global y en su contexto, darle sentido y conocer su estructura y significado. Las personasn Coherencia central débil tienen dificultades específicas para procesar simultáneamente la información percibida y para darle un significado coherente e integrador. Su estilo cognitivo se caracteriza por la tendencia al procesamiento de los detalles.  La realización rápida de tareas que implican coherencia central es fundamental en el aprendizaje y en la conducta social. Por tanto, presentar una coherencia central débil conlleva dificultades en la comprensión contextual de las situaciones sociales y en la adaptación a las mismas. En investigaciones recientes se ha demostrado que los niños con TAP presentan dificultades en esta función cognitiva. Las dificultades específicas para la comprensión rápida, simultánea y coherente de imágenes o escenas complejas forman parte del perfil neuropsicológico del TAP. Como ejemplo, la interpretación rápida de una imagen quimérica en la que es necesario percibir ambas partes de la quimera e integrarlas para darle significado es dificultosa para el 85% de escolares con TAP, frente a solo el 5% de los sujetos control (Crespo-Eguílaz et al., 2012). El procesamiento simultaneo tiene un papel relevante en la percepción visual y espacial pero también, por su función integradora de las partes en el todo, juega un papel importante en algunas tareas de naturaleza lingüística como la comprensión de adivinanzas, chistes, frases complejas y textos escritos. Estos niños se pierden en situaciones abiertas y poco estructuradas en las que se suelen solapar conversaciones, se hace mayor uso del lenguaje coloquial, se utilizan muchos gestos y es necesario manejar las distancias corporales. Además, manifiestan déficit para la comprensión de la información extraverbal (expresiones faciales, gestos, mímica, actitudes corporales, inflexiones prosódicas y el resto del entorno visual) así como una dificultad para integrar y comprender dicha información. Esto tiene un gran impacto a la hora de dotar de significado los diferentes contextos e interpretar el discurso, e influye en la contextualización del lenguaje. Les cuesta entender el lenguaje figurativo, las ironías y las bromas; pueden interpretar el lenguaje de forma literal y tienen problemas para adaptarse a situaciones novedosas de interacción social.

Hasta a fecha, escasean los elementos de evaluación psicopedagógica para la evaluación de esta función cognitiva por lo que nuestro equipo ha diseñado una batería para la evaluación de la misma. Respecto a la intervención en coherencia central, se recomienda utilizar una metodología basada en el modelado, las autoinstrucciones, el aprendizaje autorregulado y el role-playing que son metodologías que ayudan a secuenciar las tareas en pasos, a realizar la tarea en el contexto en el que se produce, a reflexionar y a desarrollar estrategias cognitivas para evaluar el resultado y posteriormente mejorar aquellos aspectos en los que sea posible; además de proporcionar feedback y autoinstrucciones verbales. Estas metodologías son eficaces puesto que estos sujetos comprenden mejor la información descompuesta en partes o fragmentos y tienen las habilidades verbales preservadas (a excepción del uso pragmático), por lo que las instrucciones verbales son mucho más comprensibles para ellos.